es

Entorno y Patrimonio

Patrimonio

Museos

Casa-Museo Ingeniero Mira

Conocida como la Casa Forestal, está dedicada a la figura del ilustre ingeniero, a su obra y a la historia de la repoblación forestal. En su interior se muestra documentación fotográfica, mobiliario y enseres relacionados con los trabajos de la repoblación de las dunas llevada a cabo por el propio Francisco Mira.

La Casa-Museo se reformó en el 2006, abriendo como museo el 21 de marzo con nuevas salas expositivas, incorporando el dormitorio y el despacho del ingeniero, así como la escalera de época y la estación meteorológica. El edificio, uno de los más emblemáticos de la localidad, alberga también la Oficina de Turismo.

Plaça de la Constitució, 7
Tel. 96 572 44 88
Precio: 1 € (Casa Museo Ingeniero Mira + Museo Arqueológico)

Museo Arqueológico de Guardamar (MAG)

El Museo Arqueológico de Guardamar está situado en la Casa de Cultura. Su contenido es el producto de su propia actividad incrementado con los fondos arqueológicos procedentes de las investigaciones que se realizan en el término municipal de nuestra villa.

En el área de Arqueología destaca una réplica del busto íbero de la “Dama de Guardamar” (s. IV a. C.) y ejemplos de las culturas fenicia, ibérica, islámica y bajomedieval.

En la Sección de Etnología, se documentan dos de los aspectos más trascendentales de la historia reciente de este pueblo: el urbanismo diseñado por Larrramendi después del seísmo de 1829 y la repoblación forestal de las dunas de Guardamar.

C/ Colón, 60
Tel. 96 672 71 66
Precio: 1 € (Museo Arqueológico + Casa Museo Ingeniero Mira)
www.magmuseo.com

El Castillo


En el cerro conocido como el Castell se sitúa la ciudadela amurallada que albergaba la antigua villa de Guardamar desde su fundación cristiana en el siglo XIII, hasta su destrucción por los terremotos de 1829.

En su interior existía un conjunto urbano de viviendas, calles y plazas. En la parte más alta se alzaba el castillo propiamente dicho, cuyos restos nos revelan su ocupación en diferentes épocas históricas como la fenicia, la íbera, la romana y la musulmana califal.

Desde este emplazamiento se observa una amplia panorámica de la comarca. Del conjunto urbano se han salvado algunos elementos de la estructura defensiva, como el Baluart de la Pòlvora y los lienzos de murallas y torreones bajomedievales.

Molino harinero de San Antonio


Antiguo molino harinero de tracción hidráulica de origen tardo medieval, actualmente edificio neoárabe, empleado para el depósito de grano para su posterior venta. Las primeras referencias históricas que conocemos son de mediados del siglo XIV.

Sufre varias remodelaciones hasta 1829, en que queda seriamente dañado por los terremotos. Desde 1919, año en el que se convierte en fábrica de electricidad y sufre la reforma más importante, que le da la estructura actual, pertenecía a la Comunidad de Riegos de Levante, sin embargo queda pronto en desuso. Deja de funcionar hacia 1960.

Canal y compuertas de Riegos de Levante


Canal y compuertas de elevación de tracción eléctrica construido a principios de siglo XX para la captación y canalización de aguas sobrantes del río Segura. Fue inaugurado por el rey Alfonso XIII, que era el mayor accionista de la empresa.

Puente de hierro


Construido en los años 20, sustituyó a otro más antiguo de estilo barroco y levantado en piedra. Constituye una buena muestra de la ingeniería de hierro de la época, reflejo tardío de la revolución industrial.

Sénia del riu sec


Aparato elevador de agua de tracción animal, de las denominadas norias de corona. Consta de dos ruedas: la rueda de agua y la rueda de aire o contra-rueda. En la actualidad se ha restaurado y se expone en un espacio público.

Iglesia parroquial de Sant Jaume


Fue diseñada por el ingeniero Larramendi, autor del plan urbano del nuevo Guardamar, levantado después de los terremotos de 1829.

Se trata de un edificio neoclásico de tres naves e inacabado según el proyecto original, en el que se destaca su alta torre sobre la puerta de acceso y un ábside poligonal, sobre el crucero no construido.

En su interior se conservan algunos bienes rescatados de la antigua parroquia como algunos lienzos y piezas de orfebrería e imaginería como las tallas de Sant Jaume Pelegrí y la Mare de Déu del Rosari.

La Rábita Califal


La Rábita Califal de las Dunas de Guardamar del Segura es el único conjunto monacal islámico del período Omeya Andalusí (siglo X-XI) conservado casi en su totalidad.

Está compuesta por 22 celdas oratorio, con su propio mihrab, organizadas en torno a dos calles principales.

En este monasterio convivirían religiosos, fieles realizando el ribat y peregrinos, todos ellos atraídos por el retiro espiritual que exige el Islam a sus seguidores.

Ciudad portuaria fenicia de La Fonteta


Conjunto declarado Bien de Interés Cultural compuesto por un entramado urbanístico de época colonial fenicia (s. VIII a VI a. C.) cubierto por las dunas y próximo a la Rábita Califal.

Los trabajos de excavación arqueológica han documentado una monumental muralla con bastión, calle perimetral y viviendas adosadas por su cara interna, así como barrios de casas organizados extramuros del recinto fortificado.

Se trata de una de las ciudades fenicias más complejas y mejor conservadas de todo el mundo occidental.

Fortaleza fenicia del cabezo pequeño de l´Estany


Pequeño núcleo amurallado de origen fenicio (s. VIII a VII a. C.) situado sobre la margen derecha del río Segura, a unos 2 km al oeste del casco urbano de Guardamar.

El sistema defensivo del poblado está formado por una potente y singular muralla con bastiones en saliente y estructura interior de “casamatas”, de tipología constructiva oriental.

En el interior del núcleo amurallado se documentan viviendas angulares compartimentadas, donde se desarrollaron actividades de carácter doméstico y artesanal, destacando la actividad metalúrgica.

Factoria Romana y Rábita Islámica del Montcaio


Asentamiento con diversas fases constructivas de época romana (s. I al IV). Se trata de un conjunto de época romana y tardo romana relacionado con un asentamiento costero dedicado a la explotación de los recursos del mar: pesca, sal y derivados.

Coronando la secuencia arqueológica del yacimiento también se ha documentado una Rábita islámica de época califal-taifal (s. X-XI). La estructura excavada está compuesta por una celda oratorio que contiene el muro de la quibla y su mihrab correspondiente.

La instalación de esta rábita tan cerca del mar se explica por el carácter fronterizo que tuvo la fachada marítima del Mediterráneo para la comunidad hispanomusulmana.

La Dama de Guardamar


La Dama de Guardamar fue descubierta el día 22 de septiembre de 1987 en el yacimiento arqueológico de Cabezo Lucero. A poca profundidad apareció un gran trozo de un rodete de piedra, primer fragmento de un busto de dama ibérica, con indumentaria semejante a la Dama de Elche.

La excavación proporcionó muchos elementos más, entre ellos un gran fragmento que comprendía el tocado, la cara y el cuello. Pero la escultura, rota de antiguo, había sido martilleada e incluso en zonas había sufrido la acción del fuego.

Transportada al laboratorio del Museo Arqueológico Provincial de Alicante, el restaurador Vicente Bernabeu comenzó con el lavado e identificación de los restos hallados, así apareció un trozo con el mentón, otro con los labios, que habían sufrido una erosión en el labio inferior derecho, fragmentos del pecho y de los collares, y otros muchos trozos de piedra, pertenecientes a la pieza, pero que no encajaban entre sí ni tenían ninguna superficie labrada.

La tarea de restauración fue delicada y minuciosa, prolongándose desde octubre de 1987 hasta junio de 1988, en que se culminó. La pericia del restaurador Vicente Bernabeu y su capacidad artística lograron revivir una pieza que era de dificilísima reconstrucción, y que ahora, aun con lo que le falta, muestra su belleza tal cual pudo salir de las manos del escultor que la labró hace dos mil quinientos años.

Otros lugares de interés

Existen otros elementos de interés que forman parte de nuestro patrimonio arqueológico y visual.

Los más importantes serían el poblado y la necrópolis de Cabezo Lucero de época ibérica (s. V-III a. C.), los restos de la Torre del Descargador (s. X-XI y XVIII), la Torre de los Americanos (1962) o la Casa Forestal y los Viveros dentro de la pinada cerca de la playa.

Por último cabe destacar que después del terremoto de 1829, el ingeniero José Agustín de Larramendi trazó una nueva trama urbana neoclásica en el llano, constituyendo un modelo precoz de arquitectura antisísmica.

Ver plano patrimonio